Rejuvenece y fortalece tú sistema inmunológico; Vitamina C

Obtener nuestra dosis diaria de vitamina C es clave para aumentar nuestra inmunidad a medida que avanzamos ante los retos diarios que nos presenta la vida y sus agentes externos. También podemos usar este ingrediente vital para ayudar a restaurar y rejuvenecer la piel estacional expuesta al sol.


En primer lugar, ¿qué es exactamente la vitamina C? Esta vitamina soluble en agua es uno de los muchos antioxidantes y ayuda con el crecimiento y la reparación de los tejidos del cuerpo.


La vitamina C juega un papel clave en la creación de una proteína importante requerida para la fabricación de piel, tendones, ligamentos y vasos sanguíneos. Este nutriente cura heridas, repara y mantiene cartílagos, huesos y dientes sanos, y se sabe que ayuda a la absorción de hierro.

Dado que nuestros cuerpos no pueden producir vitamina C por sí solos, debemos asegurarnos de que estamos incorporando esta vitamina a nuestra dieta de manera regular. La buena noticia es que esto es muy fácil de hacer, ya que la vitamina C se puede encontrar en muchos alimentos deliciosos.


¡Más razones para comer frutas y verduras!


Para aquellos que son golosos (como yo), están de suerte. La vitamina C se encuentra en muchas frutas que se pueden disfrutar como refrigerios, en batidos de desayuno e incluso en ensaladas. Frutas como el melón, el kiwi, el mango, la piña, la sandía, varias bayas y cítricos como las naranjas, las toronjas y los limones.


Si prefieres lo salado a lo dulce, hay muchas verduras con alto contenido de vitamina C, como el brócoli, los pimientos verdes y rojos, las espinacas, las papas dulces y blancas, los tomates e incluso la calabaza de invierno. Las verduras se pueden incorporar fácilmente en cualquier comida, ya sea salteada, asada, hervida o cruda, las opciones son abundantes.


Tal vez se pregunte cuánta vitamina C es demasiada, una buena pregunta. Como el cuerpo no puede almacenar vitamina C, sería bastante difícil experimentar efectos secundarios por el exceso de vitamina C en la dieta. Sin embargo, no necesitará comenzar a exagerar con su ingesta, ni debería hacerlo. La investigación actual sugiere que 200 mg es una RDA para adultos sanos.


El dúo dinámico: vitamina C y vitamina E


Las vitaminas tienen importantes funciones en solitario, pero también se necesitan mutuamente para ciertas tareas.


Aunque las dos vitaminas tienen un trabajo importante que hacer en el cuerpo por sí mismas, funcionan muy bien juntas porque tienen funciones similares que se complementan entre sí. Por ejemplo, las vitaminas C y E se apoyan mutuamente en la función antioxidante. Cuando la vitamina E actúa como antioxidante, necesita regeneración una vez que ha terminado de curar el daño de los radicales libres. Es entonces cuando la vitamina C interviene, restaurando la función antioxidante de la vitamina E para que pueda continuar combatiendo el daño de los radicales libres.


Este dúo de vitaminas también es "equipo de salud de la piel profesional". Ambas vitaminas funcionan mejor juntas que por separado para proteger las células de la piel del daño solar, y los dos nutrientes trabajan juntos para mantener el colágeno, una proteína necesaria para la fuerza y ​​firmeza de la piel.

Para experimentar los beneficios de la vitamina C y la vitamina E trabajando juntas en tu cuerpo, la clave nuevamente es la nutrición. Afortunadamente, hay muchas formas creativas y fáciles de incorporar vitamina C y E en nuestra dieta diaria. Te invito a que hagas uso de tu creatividad haciendo sabrosas ensaladas con jugo de limón encima, o disfruta de un dulce batido por la mañana simplemente mezclando un plátano, espinacas, mango, un tipo de leche (yo prefiero la de almendras sin endulzante) y cualquier otro ingrediente que prefieras.


Vitamina C: un remedio para el cuidado de la piel tanto por dentro como por fuera


Si bien es importante tomar vitamina C internamente a través de una dieta bien balanceada, esta vitamina también se puede aplicar a la piel externamente. Para garantizar que la vitamina se absorba de forma segura en la piel, es fundamental utilizar la vitamina C tópica en la forma correcta; es cierto, hay que considerar diferentes formas de vitamina C.


El ácido ascórbico es la forma más común de vitamina C y ofrece muchos beneficios cuando se toma internamente. Aunque esta forma de vitamina es excelente para la ingestión, no es la mejor para la aplicación tópica. Como es muy ácido, esta forma puede causar más daño que bien a la piel al causar inflamación e irritación.


Para la aplicación tópica, es mejor optar por el éster de vitamina C, una forma que es tanto soluble en agua como en aceite con la capacidad de penetrar en la piel. Tampoco es ácido, lo que significa que no causará inflamación ni irritación y que en realidad puede ayudar en el tratamiento de quemaduras solares y afecciones cutáneas.


Innumerables beneficios


La piel cosecha innumerables beneficios cuando se usa la vitamina C por vía tópica. El primero de muchos es que es seguro de usar para casi cualquier tipo de piel, y puede usarse junto con SPF (¡hablemos de la máxima protección solar!). También ayuda a la piel a retener la humedad, lo que siempre es ideal para lograr el aspecto fresco e hidratado.


La vitamina C tópica puede ayudar a reducir el enrojecimiento e igualar el tono de la piel, así como a reducir la aparición de hiperpigmentación. Es bien sabido en el mundo del cuidado de la piel que la vitamina C aumenta la producción de colágeno, una proteína que reduce la aparición de líneas finas y arrugas. Dado que la producción de colágeno está relacionada con la elasticidad de la piel, los niveles más altos de colágeno pueden contrarrestar la aparición de flacidez de la piel. Al aplicar vitamina C tópica, en combinación con su ingesta dietética, ayuda a aumentar la producción de colágeno y a crear una apariencia más tonificada.


Lo más importante


Ya sea que tengas la alimentación más saludable o no, la mayoría de las personas son al menos conscientes de lo importante que es incorporar frutas y verduras en su dieta. La vitamina C se encuentra en muchas frutas y verduras, lo que hace que sea fácil y divertido descubrir diferentes formas de cocinar y consumir este nutriente.


Si tener un sistema inmunitario más fuerte no es razón suficiente para comenzar a incorporar vitamina C en tu dieta, quizás lo sean los increíbles beneficios para la piel.

La piel es nuestro punto de contacto inmediato con el mundo que nos rodea, entonces, ¿por qué no tratar este órgano sensible con el máximo cuidado? Independientemente de la edad o el tipo de piel, la vitamina C es uno de los nutrientes más seguros y efectivos para consumir y, cuando se aplica de forma segura por vía tópica, puede promover el radiante brillo saludable que muchos buscan tener.



Escrito por; @ROGELIOBAILLERESGIL

Creador y especialista de MEN WELLNESS, También es consultor de Mindfulness y Meditación. Gusta de compartir su visión sobre todo lo relacionado con el cuidado personal integral, estilo de vida y salud mental-emocional y física.